En las cercanías de Beteta se halla el castillo de Rochafria, de origen árabe y amplia historia, también se conoce como el “castillo de los siete condes”.

Se accede por un camino bien conservado que llega hasta el mismo castillo, desde la carretera de acceso a Beteta desde la parte de Masegosa.

Recientemente ha sido parcialmente restaurado, sobre todo los lienzos de la muralla.

Consta de una muralla perimetral y un torreón central.

El castillo domina todo el valle de Beteta, así como el acceso desde Molina de Aragón, ofreciendo unas magníficas vistas del entorno.